NBA Finals 2012: Previo: Welcome to S.XXI.

Esta madrugada dan inicio las Finales de la NBA con un duelo que, a la vez, también abre la mecha del siglo XXI.  Y es que por primera vez en lo que va de siglo no tendremos a Kobe Bryant, Tim Duncan, Kevin Garnett, Paul Pierce, Dirk Nowitzki o Manu Ginobili, entre otras leyendas de la canasta, en el último tramo hacia la gloria.

Sin embargo si tendremos por tercera vez a un Lebron James que tras nueve temporadas de éxitos individuales y fracasos colectivos parece llegar a su madurez deportiva en las mejores condiciones físicas y mentales como demosotró, especialmente, en el trascentende sexto partido en el TD Garden de Boston. Todo ello quedará en anécdota si no da continuidad a toda esa superioridad en este duelo final ante Oklahoma City.

Unos Thunder que de la mano de un nucleo joven, talentoso y atlético llegan con el factor cancha a favor y ,aunque con mucha menos presión que su contrincante, no parecen estar dispuestos a disfrutar simplemente de la experiencia de haber llegado a sus primeras finales. Vienen demostrando que tienen el carácter y la mentalidad suficiente para dar forma un alma de equipo campeón y este último reto no debería sobrepasarles a la hora de competir como han venido demostrando.

 

Vamos a intentar analizar las principales claves de esta serie:

Lebron James vs Kevin Durant: Esta claro que David Stern esta encantado de ver como las dos principales estrellas de la actual NBA van a verse la cara en la lucha por el anillo. En su momento no se logró ver un duelo del propio James con Kobe Bryant pero una vez la estrella angelina a cedido su puesto a Durant, vamos a poder gozar del duelo individual más esperado. Lebron le ganó la disputa por el MVP de la liga regular pero ambos saben que lo que de verdad importa es ser el mejor jugador del mejor equipo en estas finales. El duelo esta servido. Primera entrega para Durant, tercra para un James muy criticado en los últimos cuartos de la pasada final ante los Mavs. Veremos cuanto tiempo se defienden mutuamente si bien, lo más normal, sería que especialistas como Batiré o Sefolosha pusieran toda su energia en minimizar el rendiemiento de ambas superestrellas.

Wade/Bosh vs Westbrook/Harden :  O lo que es lo mismo, la pareja que completan el big-three de ambas escuadras. Contando que las diferencias entre James y Durant no deberán ser mayúsculas, si lo puede ser el rendimiento entre sus principales escuderos. Las principales dudas vienen dadas por un Wade cada vez más irregular –sobretodo en las primeras partes de los encuentros- pero que aun así ha sabido ser decisivo en no pocos partidos de estos play-offs –especial mención al cuarto de semifinales de conferencia disputado en Indiana- así como por los problemas físicos de Bosh, si bien su vital aportación en el séptimo encuentro ante Celtics hace creer que su minutaje e importancia pueden volver a responder a su caché.

Si esas son las dudas en el equipo de Florida, en el de Oklahoma residen en la (falta de) inteligencia de Rusell Westbrook, sobretodo cuando llegan los minutos importantes de los partidos. Buena parte de las aspiraciones de estos Thunder radicaran en que el exbase de UCLA tenga una gran incidencia durante 40 minutos pero deje que los últimos pertenezcan a Durant y… a James Harden, quien como mejor sexto hombre de la temporada, es un jugador diferencial que no solo se dedica a anotar y liderar la segunda unidad sino que sabe crear y tomar mejores decisiones que el propio Westbrook y, para colmo, tiene mentalidad suficiente para anotar canastas calientes sin forzar tiros innecesarios.

Scout Brooks vs Erik Spoelstra: Como ya pasó en las finales de 2011, los Miami Heat cuentan con una clara desventaja en la dirección del banquillo. Y es que Scout Brooks viene mostrando tener más recursos y las ideas más claras que su compañero Spoelstra. Tampoco podemos decir que dos entrenadores con jugadores tan resolutivos sean estrategas de primer nivel pero el primero ha mostrado más capacidad de reacción y evolución durante estos play-offs y en comparación a la pasada temporada. La presión será para un Spoelstra que si vuelve a no encontrar soluciones –o bien Lebron y compañía no se las dan por si solos como ha ocurrido ante Boston- tendrá los dos pies fuera de la franquicia.

Juego interior: Chrs Bosh es el único All-Star entre todos los jugadores interiores que disputarán estas finales. Dicho esto, y como decíamos con anterioridad, el jugador viene de una lesión y parece que va a depender más que nunca de su tiro exterior si bien eso es algo que no debería preocupar demasiado a unos Heat que apadrinan las zonas rivales a partir de un descomunal Lebron y un intermitente Wade.  Aun todo, habrá que ver si Perkins, Ibaka y Collison saben encontrar réditos en la floja defensa interior de Miami, verdadero quebradero de cabeza de Spoelstra. Ningún jugador interior de Oklahoma tiene suficiente talento pero si generan para ellos pueden lograr más puntos de los que se espera, convirtiéndose en un detalle que pueda marcar la final. Veremos si Westbrook sabe leer esas oportunidades o al menos Brooks le obliga a hacerlo. Udonis Haslem será el seguro de vida en cuanto a trabajo en la zona y en el rebote.

Secundarios: Y, lógicamente, el último factor lo encontramos en los secundarios de ambos conjuntos. Por una parte, Miami sonreirá cada vez que sus exteriores acierten esa infinidad de tiros abiertos que genera las penetraciones de Lebron y Wade. Si Chalmers, Battier, Mike Miller, James Jones o incluso el rookie Norris Cole saben estar acertados los Heat van a tener mucho ganado.

Bien al contrario, los principales secundarios de los Thunder juegan en la zona y, remarcando lo comentado en el párrafo anterior, todo lo que logren percutir los Ibaka, Perkins o Collison será también mucho espacio ganado por los hombres de Brooks. La experiencia de Fisher –el único jugador que hará un guiño al baloncesto del siglo XX- puede ser un valor añadido y su mera presencia puede ser vital a la hora de acabar los partidos con cuatro pequeños y un solo interior por conjunto cosa habitual en ambos equipos y más ahora que se ven las caras.

Ni que decir tiene que el control de las pérdidas será un punto trascendental pues ambos equipos son los más letales de la competición jugando a la carrera y anotando a la contra.

Nos espera una final abierta, con mucha velocidad, capacidad física, contraataques, defensas arriesgadas en las líneas de pase… una final moderna, diferente. Si es mejor o peor lo dejaremos a gusto del consumido pero lo que es seguro es que tenemos muchos argumentos para tener ganas de verla y disfrutarla.

Por cierto, me mojo con una victoria de Miami en seis partidos.

 Por Daniel Llera (@danibryant24)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Daniel Llera, Dwyane Wade, James Harden, Kevin Durant, Lebron James, NBA, Russell Westbrook y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s