Cuando se rompen los pilares: Orlando Magic y Chicago Bulls.

Orlando Magic y Chicago Bulls. Dos franquicias que a principio de temporada aspiraban a lo más alto. Los de Van Gundy querían hacer un buen papel en Regular Season y tener el factor cancha a su favor en Play off. Los de Thibodeau estuvieron sencillamente brillantes: primeros en el Este por encima de los de South Beach. Incluso con todos los problemas que arrastró su estrella, Derrick Rose, consiguieron sacar los partidos adelante. Llegaron a cuajar además el mejor récord de la liga junto con los todopoderosos San Antonio Spurs. Por su parte, Orlando Magic ha vivido entre el mal juego y la paupérrima anotación en sus partidos, solamente salvado por actuaciones estelares de su estrella Dwight Howard. Cuando Superman dejó de funcionar, se convirtió en mortal y se lesionó, la maquinaria de Van Gundy se fue al garete: no son equipo suficiente. A priori situaciones muy diferentes pero que guardan una estrella relación entre ambas franquicias: cayeron cuando se rompieron de maneras distintas sus pilares y su futuro se tuerce mucho.

Chicago Bulls no sorprendió demasiado en Regular Season. Ya se conocía el potencial que atesoraba la plantilla. Un equipo cimentado en una super estrella y pasado MVP como Derrick Rose y que contaba con escuderos de lujo para su causa. Este año con el lockout la cantidad de partidos se redujeron, pero Rose no pudo disputar prácticamente la mitad debido a una lesión de espalda. Aún así, los de Thibodeau demostraron garra y tesón siendo una plantilla muy competitiva. Carlos Boozer pasaba por un estado de forma espectacular; Joakim Noah no desencajaba como Center, Luol Deng y Rip Hamilton se compenetraban para hacer grandes noches, tanto en cada como fuera… todo iba a pedir de boca en Chicago. Su balance (con un 75% de victorias) y sus sensaciones eran inigualables. Habían demostrado que, incluso sin su estrella, estos Bulls tenían mucha vida.

Pero llegó la cruda realidad. Los de Thibodeau se enfrentaba en Play off a lo más asequible posible: Philadelphia 76ers. Es cierto que la franquicia había hecho muchos méritos para llegar hasta donde estuvo, pero al comienzo de la eliminatoria Chicago reventaba las casas de apuestas. Como si de una maldición se tratase, Derrick Rose abrió la veda de lesiones graves. Y no solamente graves porque se perdiera las eliminatorias por el título, sino porque los Bulls pierden a su MVP hasta pasada buena parte de la próxima temporada. Con el primer partido ganado en la serie gracias a Rose, Thibodeau sorprendió a propios y extraños dejando los minutos finales al jugón en pista. En una acción desafortunada de tiro se terminó de romper cuando el partido estaba desde hacía tiempo sentenciado. Bulls fue incapaz de remontar en la serie porque a ello se añadió la lesión de su center Noah.

No obstante, se dieron una serie de factores clave por la que Bulls cayese en play off. Para empezar, Chicago se encontró sin comerlo ni beberlo no solo sin Rose, sino sin Noah. Además Carlos Boozer hizo una serie lamentable, con malas selecciones de tiros, pobre defensa y peor ataque. A todo esto se suma mala gestión de juego cuando tenían uno de los partidos en el bolsillo (incluso Doug Collins dijo que no sabía cómo habían ganado, de manera literal). Solamente se salvaba de la quema Rip Hamilton, que parecía que se había enfundado la antiquísima camiseta de los Pistons. Si encima Jrue Holiday y Lou Williams llevaron la inspiración por bandera, poco o nada podía hacer CJ Watson para pararlos. Iguodala se terminó de erigir como la auténtica estrella de la eliminatoria.

Por unas cosas y otras, el favorito del Este (sin pena ni gloria) se despidió en una temporada que no les gustará recordar. Y encima pierden para un futuro próximo a su estrella por lesión: Derrick Rose

El caos absoluto de Orlando

Peor situación vive Orlando Magic.  En primer lugar, durante toda la temporada no han conseguido nunca encontrar su juego, basado en gran medida en su estrella Dwight Howard. Cuando el Center no funcionaba, sus partidos han sido nefastos. Se han consolidado como una de las franquicias con anotaciones más pobres en los partidos, llegando en algunos solo a los 67 puntos en 48 minutos de juego. Por si esto no fuera poco, han terminado sextos en una Conferencia como la Este superado por equipos como Pacers, Atlanta o los Boston Celtics. Hay que reconocer que la temporada de estos tres ha sido muy buena, pero Orlando Magic tenía mayores aspiraciones que una triste sexta plaza sin factor cancha. Han ganado poco más de la mitad de sus partidos disputados y la labor grupal ha brillado por su ausencia. Hay que tener un poco de perspectiva: hablamos de una franquicia que hasta hace 3 años disputó contra los Lakers una final de NBA. Hoy han caído en primera ronda, sin su estrella, y dando la sensación de equipo pobre.

Pero como las desgracias nunca vienen solas, Dwigth Howard, la razón de vivir de Orlando Magic, ha protagonizado esta temporada un coqueteo con su marcha de la franquicia. Muchos equipos le pretendían, e incluso algunos llegaron a sonar con mucha fuerza como Lakers o los ya extinguidos New Jersey Nets. El conjunto angelino necesitaba una referencia en ataque en la posición de poste ante la lesión de Bynum. En los Nets, donde juega su “hermano” Derrick Williams, le iban a acoger con los brazos abiertos para formar una dupla muy peligrosa. Al final, ni una cosa ni la otra: quiso probarse en Orlando para ver si la cosa cuajaba. No contentos con eso, se ha vivido un episodio próximo que deja claro quién es el que maneja el asunto en la franquicia. Howard dijo que no estaba contento con Van Gundy, quien dijo que quería su marcha. El entrenador alegó que no sabía nada a ciencia cierta, pero que algo había oído. La imagen para el recuerdo quedó en un entrenamiento en el que estaba presente la prensa. Después de conocer y salir a la luz ambas declaraciones, Howard “fingía” su buen rollo con Van Gundy. Un último toque final: antes de play off se lesiona Dwight Howard para lo que restaba de temporada. Parecía la crónica de una muerte anunciada.

Con la sexta plaza en play off, Orlando tuvo que hacer frente a todo un señor equipo: Indiana Pacers. Los chicos de Larry Bird habían compactado un gran equipo, con una pintura muy seria gracias a Roy Hibbert y David West. Con una estrella como Danny Granger secundada por Paul George y George Hill formaban un quinteto completo y equilibrado. Mucho tenían que temer los de Van Gundy. Y así fue. Orlando Magic cayó estrepitosamente 4-1 ante unos Pacers que mostraron todo su potencial. Solamente Glen Davis destacó con cierta regularidad en un equipo abocado al fracaso y a la remodelación. Con su eliminación y con el poder en la sombra de Superman Howard cayeron Otis Smith (general manager) y Van Gundy (entrenador).

Complicado futuro para las franquicias

Lo que se avecina no es nada bueno para ninguna de las dos, aunque según pasan los días, parece que Chicago Bulls puede estar más tranquilo dentro de lo que cabe. Su estrella Derrick Rose seguirá recuperándose de su lesión meses después de que comience la próxima temporada. Mientras tanto, los de Thibodeau buscarán alternativas y fichajes a su juego. ¿Podría tener un papel fundamental Pau Gasol en todo esto? Quién sabe, los fichajes en la NBA han dado siempre cantidad de vueltas.

Los que sí parecen que lo tienen demasiado negro es Orlando Magic. No contentos con la limpia que han hecho en los despachos y en los banquillos, Dwight Howard necesitará un equipo nuevo que le convenza de que la franquicia puede encauzar el rumbo. Sería catastrófico para Magic que Howard decidiera cambiar de aires después de todo lo que ha provocado y siendo el referente vital ahora mismo de Orlando.

El futuro de dos equipos que a comienzo de temporada prometían mucho parece muy complicado. Veremos si el verano y el tiempo se encarga de aclarar la situación de dos conjuntos importantes que no recordarán precisamente bien esta temporada del lockout.

Por Jero Díez (@Jero_DiezG )

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NBA y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s