Obradoiro: entre la euforia y las dudas.

El Blusens Monbus ha cerrado la temporada con el objetivo más que cumplido: la salvación se consiguió una jornada antes de acabar la liga regular, y al final el equipo ha acabado en la decimotercera posición de la tabla. La valoración global de esta campaña es, tanto para los aficionados como para el cuerpo técnico, excelente, ya que los hombres de Moncho Fernández no sólo se salvaron, si no que también hicieron un juego vistoso y bonito, aunque luego los resultados no siempre acompañaran. El factor “Caldeira do Sar” cuando el Obradoiro ha jugado de local ha servido para ganar a equipos como Caja Laboral, Valencia Basket o CAI Zaragoza, y casi derrotar al poderoso FC Barcelona Regal.

Pero después de la euforia de la salvación, ahora toca afrontar un reto mucho más importante que el deportivo: el económico. Todo el mundo sabe que estamos en una de las peores crisis de la historia, y eso también afecta a los deportes. Recientemente se ha publicado que la Liga BBVA de fútbol está muy endeudada, y que son pocos los equipos que no tienen problemas económicos. Aunque en el caso de la Liga Endesa esta información no sea pública, sólo hace falta ver la gran cantidad de clubes que están pasando muchas dificultades para poder pagar los salarios a sus jugadores y para poder mantenerse en ACB. Muchos equipos están en concurso de acreedores, lo que significa que el club no puede hacer frente a las deudas que tiene, es insolvente, y es el concurso el que se ocupa de organizar las finanzas y pagar el máximo de deudas posibles.

El Obradoiro no se salva, aunque no esté en un concurso de acreedores, ya que tiene que afrontar un problema económico muy complicado, y es que el club tiene que convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, lo que representa un coste de 3.050.000 €. ¿Por qué el Obra tiene que convertirse en SAD? Sencillamente porque si no lo hacen antes, el equipo perderá la categoría. Así que sería una tontería por mi parte el hacer previsiones para la temporada que viene sin saber ni si quiera si el equipo jugará en Liga Endesa.

Así que el principal problema del club actualmente es el expuesto en el párrafo anterior. Ahora mismo el aspecto deportivo del equipo no es tan importante como el económico, ya que si no se consiguen esos tres millones, el año que viene el Obradoiro jugará en la Adecco Oro. ¿Cuál es la situación actual del club respecto a conseguir este dinero? Pues aún se necesitan 1.957.500 € para conseguir la cantidad mínima para la conversión en SAD, y se tiene que conseguir antes de agosto.

El club tiene la intención de conseguir esta cantidad de dinero vendiendo acciones, desde el lunes de esta semana hasta el día 15 de julio. Para eso, se pretenden vender 15.660 que tienen un valor nominal de 125 €. Raúl López, el presidente del Obradoiro, dijo que la idea era que los abonados compraran 5.000 acciones, los aficionados y gente que se siente representada con el Obra comprara otras 5.000, y las 5.000 restantes que las compraran comercios y empresas.

Pero en tiempo de crisis, conseguir toda esta cantidad de dinero es muy complicado, más si la gran parte de responsabilidad se la das a los aficionados, que ya compraron el año pasado abonos y acciones para que el club pudiera jugar en ACB, y este año tienen que pringar otra vez. Así que si el Obradoiro quiere volver a jugar la temporada que viene en la Liga Endesa, tendrá que conseguir esta cantidad de dinero y pasar a ser una SAD.

En el aspecto deportivo tampoco hay mucho optimismo. De la plantilla que el equipo tenía este año, sólo tiene contrato para la temporada que viene Alberto Corbacho, que ha sido la revelación del Obradoiro. Se dice que Oriol Junyent renovará, y que posiblemente Richard Nguema también se quede como tercer base, pero será muy complicado renovar a las dos grandes estrellas, Stephane Lasme y Levon Kendall. A pesar de eso, el trabajo del club a la hora de confeccionar la plantilla ha sido, durante estos últimos tres años, muy bueno, y no hay dudas de que obrarán el milagro para tener una plantilla igual o mejor a la de esta temporada.

De esta manera, y ya para concluir, el futuro del Obradoiro es incierto. Si se consiguen los 3.050.000 € y de esta manera se hace la conversión en SAD, el año que viene seguirá siendo equipo ACB. De no conseguirse el dinero, el club bajará a la Adecco Oro. Lo que está claro es que los jugadores, estén donde estén, darán guerra y estarán orgullosos de llevar la camiseta del Obra. Pero hay que ser optimistas, y personalmente estoy seguro de que la temporada que viene veremos al club dando guerra en la Liga Endesa.

#FacendoObra

Por Pau Rodríguez (@paurodritu)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ACB, Corbacho, Kendall, Lasme, Obradoiro, Pau Rodríguez. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s