Lakers o la obligación de ganar siempre.

Si bien a nadie debería sorprender que el tope de estos Lakers haya estado en las semifinales de conferencia, también es vox populi que una franquicia tan laureada, la segunda con más títulos y la que más veces ha disputado tanto finales de la NBA como los play-offs, deba considerar como fracaso otra temporada en que no se ha obtenido el anillo.

La tercera plantilla más cara en salarios ha mejorado ligeramente los resultados de la pasada temporada ya que la eliminación a mano de los Thunder no puede ser equiparable a la humillación recibida por los Mavs justo hace un año. Incluso podemos llegar a pensar que pese al 4-1, el equipo californiano dio muestras suficientes de poder llegar a alargar la serie hasta un séptimo partido. De las 4 derrotas, los partidos 2 y 4 de la serie fueron encarados por los Lakers con ventajas cercanas a la decena de puntos en los últimos periodos para suicidarse con sus propios errores y ser rematados por una pareja de jugadores letales como han sido Westbrook y Durant. En síntesis, que los de Mike Brown han podido ganar 3 de los 5 encuentros sin que a nadie le sorprendiera lo más mínimo.

Pero es evidente que esta franquicia no vive del “basket-ficción” y tras la eliminación de abren muchas dudas, puertas y hasta ventanas. Vamos a ellas.

Mike Brown: Discutido desde el mismo día en que se le fichó, el transcurso de la temporada no ha mejorado a ganarse el respeto de nadie y ha tenido varios momentos de tensión con las dos principales estrellas del equipo –Bryant y Bynum-. En lo estrictamente deportivo no ha logrado consolidar sus cualidades defensivas y, si bien, en algunas fases de RS, el equipo ha tenido picos de eficiencia en defensa, a la hora de la verdad no se han visto reflejadas, mucho menos en los partidos en que han actuado como visitantes. Dicho esto, le restan tres años más de contratos y no parece que Jim Buss este por la labor de dejarse dinero en el banquillo tras sus reconocidas disputas con un divo como Phil Jackson.

 

Pau Gasol: De nuevo su nivel ha bajado en la serie en que los Lakers han sido eliminados. Clave en dos anillos, parece que el tiempo del español como angelino toca a su fin. O eso es lo que pretenden en la franquicia si bien va a ser muy complicado mover un salario de 38 millones por dos años. Además, en la franquicia se han de preguntar que jugadores pueden obtener a cambio de Pau y que mejor inmediatamente al equipo. Los nombres de Love y Aldridge suenan tan perfectos como imposibles. Josh Smith supondría una opción mucho más real aunque su rango de tiro no parece muy compatible con Andrew Bynum. O Kupchak vuelve a engañar a alguien o que a nadie le sorprenda que el ala-pívot comience su sexta temporada de púrpura y amarillo.

Andrew Bynum: Sin dudas, Lakers aplicaran el “team-option” que retendrá a Bynum un año más en el equipo a razón de 16 millones de dólares. A partir de aquí el jugador será free-agent en el verano de 2013 y la franquicia ha de pensar si es el jugador en que invertir un gran montante en el futuro o empezar a sondear su marcha si este continua presentando tantas muestras de inmadurez como ha ido reflejando a lo largo del año. Parece claro que comenzará en el Staples Center la siguiente temporada pero según avance la temporada y dependiendo tanto del rendimiento del equipo como de su profesionalidad, podría ser carne de cañón sobre la fecha máxima de traspasos, allá por marzo.

Ramon Sessions: El base llegado mediada la temporada tiene una “placer-option” por 4,5 millones que no parece dispuesto a ejecutar ya que ha dejado buenas sensaciones en el equipo y se sabe dispuesto a lograr un contrato multianual cercano a los 6 millones por año disputado. Su rendimiento, sobretodo defensivo, ha bajado muchos enteros en play-offs, y los Lakers no debería pujar tan fuerte por este jugador salvo que puedan deshacerse del contrato de Steve Blake (8 millones por los dos próximos cursos) y complementar el puesto de base con un contrato de veterano de jugadores como Kirk Hinrich, Chauncey Billups o, incluso, Andre Miller. Sin embargo estos dos jugadores también aspiran a contratos superiores lo cual también debe hacer plantear a la franquicia si no vale más la pena apostar por un jugador que en play-offs te de mayor seguridad y prestaciones en ambos lados de la cancha. ¿Pensar a corto o medio plazo con el base? En la respuesta a esta pregunta estará la clave.

 

Rotación: Un año más la segunda unidad de Lakers ha sido de las peores de la NBA. Matt Barnes y Steve Blake han mejorado tras su decepcionante primer año de amarillo pero más a fogonazos que de forma constante. El primero acaba contrato y, salvo sorpresa, no volverá al equipo y el segundo puede entrar en diferentes traspaso, sobretodo si se llega convencer a algún veterano a firmar por el mínimo y renovar a Sessions.

Otro jugador que puede ser carne para entrar en packs de traspasos es Josh McRoberts  que ha acabado como quinto interior del equipo y, queda claro, no vale los 3 millones que cobrará la próxima temporada. Troy Murphy no seguirá y aquí las grandes dudas radican en saber si se ejecutará el “team option” de 3,6 kilos por un Jordan Hill que ha realizado un buen final de temporada pero que podría ser reemplazable de forma más económica con el regreso de Lamar Odom o convencer a algún free-agents experimentado como Kenyon Martin, Reggie Evans o Mehmet Okur.

También sería recomendable lograr mejorar el lanzamiento exterior y, si bien Steve Novak o Mickeal Pietrus serían la mejor opción, lo más económico podría llegar de la mano de Deshawn Stevenson o Bill Walker.

 Va a ser, en síntesis, un largo verano en las oficinas del Staples Center y lo lógico, con un Kobe Bryant aun a pleno rendimiento, es que la franquicia se centre en cambiar piezas para un proyecto ganador a corto plazo por lo que sería previsible que se firmara jugadores experimentados sin que eso se viese reñido en lograr piernas jóvenes aunque, estas, se cotizan mucho más en el mercado y el problema radica en el nulo margen salarial de Lakers. La mejora vía draft resulta imposible al tener simplemente la última elección de la ceremonia.

Por Daniel Llera (@danibryant24)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Andrew Bynum, Jordan Hill, Kobe Bryant, Lakers, Lamar Odom, Matt Barnes, Mike Brown, NBA, Pau Gasol, Ramon Sessions, Steve Blake. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Lakers o la obligación de ganar siempre.

  1. frankevicius82 dijo:

    A novak no lo toques, y ciertamente Bill Walker es uno de los hombres a seguir. Hinrich seria un puntazo, tipico base que se adapta a kobe como un guante. Lo de pau es un problema porque os hipoteca en 2 años y veremos quien pica con ese salario (Los knicks no llegan, lo siento). Gasol x Stat?¿

    • dllerar dijo:

      Ya sabes que me pongo mucho con Hinrich… aun estamos a tiempo de decir “más vale tarde que nunca”. ¿Pau por Stat? ¿Desde cuando sois el equipo timador? De eso nada! 😛

  2. Manel dijo:

    Pues yo sinceramente creo que a Pau lo traspasaran no se a donde pero no creo que sea para fichar un AP que seria lo ideal pero quizas si un 3 alto, no has hablado de MWP(Artest) algun equipo picara si lo ponen en el mercado, no creo y seria problematico que fuera suplente si viene algun 3 a cambio de Gasol, Se antoja un verano dificil para Lakers.

    • dllerar dijo:

      Es otra opción pero el contrato de Artest es asumible por Lakers y es un rol dificilmente mejorable por menos pasta -que es lo que quiere la franquicia-. Vamos que siendo posible traspasar a MWP, no lo veo entre las prioridades del verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s